La dimensión social del coaching

Explorando nuestra cultura corporativa

La Escuela Chilena de coaching, nuestra propuesta, tiene alma, no solo es un discurso estructurado que pretende la mejora de las relaciones de las instituciones y las de sus vecinos, trabajamos activamente por un mundo mejor, más honesto, más respetuoso, con valores, guiándonos por la ética y los principios claves de convivencia, el amor universal.

 

El juicio de que muchas cosas deben cambiar en el mundo actual, parece estar sólidamente fundamentado en los hechos que a diario percibimos mediante los Medios de Comunicación, las Redes Sociales e incluso en la diversidad de eventos cotidianos. Desde tal premisa hacemos nuestra la creencia de que deben producirse cambios para una mejor convivencia entre los seres humanos.

Pensamos que para ello se deben generar espacios solidarios, colaborativos y justos, a fin de lograr una transformación de la cultura social desde principios éticos que se deriven del respeto hacia los demás, de la valoración de la vida –tanto de la propia como de aquella que nos rodea- de la confianza, de la humildad y del poder del amor.
Es recurrente la inquietud que proviene de la necesidad de contar con nuevos líderes que sean capaces de unir voluntades y de plantear propuestas inspiradoras e innovadoras; al parecer, el problema no es de recursos, sino de la escasez de esfuerzos orientados a elevar la calidad de vida y la convivencia entre las personas y de éstas con su entorno.