El poder de las conversaciones

Si nos preguntáramos ¿qué hacemos en la vida?, seguramente obtendríamos una diversidad de respuestas. Algunos dirían en qué trabajan, otros su profesión o sus actividades; lo que sería normal de responder a una pregunta como esta. En realidad, lo que finalmente hacemos en la vida- y esto lo hacemos todos los seres humanos - es conversar. De esto nadie se escapa.

Vivimos todo el tiempo en conversaciones con unos, con otros y con nosotros mismos. Incluso durante la noche y durmiendo, conversamos con nuestros sueños. Ahora, si nos preguntáramos ¿Qué me está pasando en la vida?, tendríamos que reflexionar un poco más para poder responder. Nos daríamos cuenta que en algunos dominios somos más felices y sin embargo en otros estamos sufriendo y no podemos avanzar, nos sentimos estancados y pareciera que eso incluso va en retroceso ¿Por qué en algunos aspectos de la vida me va tan bien y en otros no tanto? Por último hagámonos una pregunta más ¿Qué me gustaría que sucediera en mi vida?

Podemos tener conversaciones positivas, negativas o intranscendentes. Vivimos en conversaciones y de la calidad de ellas dependerá nuestro devenir.

“Las conversaciones las construimos nosotros: las que abordamos y las que evitamos”