La escuela

LA ESCUELA

Compartimos la creencia de la propuesta ontológica como una forma diferente y diferenciada de entender el mundo y las organizaciones empresariales y sus relaciones.

En el contexto globalizado en el que, cada vez más, muchas organizaciones desarrollan su actividad, la propuesta que planteamos trabaja sobre la capacidad de relacionarnos con aquellas personas, colectivos, empresas e instituciones que conforman la auténtica realidad de nuestra sociedad.

OBJETIVOS DE LA ESCUELA

Facilitar este diseño y metodologías mediante distintos programas, tangibilizarlo, proteger su generación y utilización social y empresarial junto con difundir su conocimiento y valores son los objetivos del Escuela Chilena de Coaching en su dimensión social, organizacional y académica.

LOS VALORES

La sociedad y especialmente la empresa está necesitada de personas íntegras, identificadas con ellas mismas. Conseguir que las personas vivamos y nos manifestemos de esta forma, pasa por crear un espacio de trabajo en el que sea posible que cada uno pueda ser, vivir y sentir en convivencia productiva y donde el respeto desempeñe un papel fundamental.

Y esta perspectiva abarca a la persona completa, como profesional, como ciudadano, como padre o madre, o en cualquier faceta, con intereses e inquietudes dentro y fuera del entorno laboral. Desde la Escuela Chilena de coaching y en absoluta comunión con el Centro de Investigación de Valores, trabajamos para dotar de herramientas a las personas que les permitan ser capaces  de identificarse con ellas mismas y de enfrentarse al mundo que les rodea, desde la vivencia de cinco valores fundamentales: respeto, confianza, compromiso, integridad y coraje.

EL SISTEMA

El macro sistema en que nos desenvolvemos presenta una arista de características sensibles, cual es la desigualdad de oportunidades entre los distintos segmentos socioeconómicos.

Es dable afirmar que el individuo que posee recursos precarios no tiene las mismas posibilidades de acceso al conocimiento, respecto de quien cuenta con recursos más holgados. Desde esa realidad se ha generado en nuestro país toda una reflexión acerca de, por ejemplo, el fenómeno de la educación escolar y superior, así como la discusión en torno a la demanda por educación gratuita. Las estadísticas parecen señalar que en los sectores más desposeídos el acceso a los procesos educativos es insuficiente, pese al esfuerzo de maestros y de establecimientos educacionales municipalizados.

Nuestras distintas Municipalidades han desarrollado diversas iniciativas de carácter social y educativo, tendientes a paliar en alguna medida el fenómeno de la marginalidad, lo cual ha sido, sin lugar a dudas, de gran relevancia.